1/8/13

Hombres garbancitos

El sábado pasado estuvimos en las piscinas municipales de Pamplona, Aquavox. Mi hermana y yo pasamos el día en la playa artificial con sus amigos. 

Cuando nos levantamos para ir junto a los garbancitos en remojo, hacía un tiempo "buenísimo" Tan buenísimo era que don Lorenzo se quedó a dormir entre las nuves y cada vez que me metía al agua mis pezoncitos se me ponían duros tanto como si fuese garbanzos congelados, al final acabamos desviándonos para casa.

Por las mañanas hago mi actividad acuática y aprovecho para hacer ejercicio. Suerte que vivo a quince minutos de Aquavox y cuando me aburro y tengo hambre regreso a casa a comer y para las seis, seis y media plantarme de nuevo a flote.
Por la tarde hay bastantes garbancitos en remojo y me agobio porque apenas hay hueco para nadar, 
ayer fui por la tarde y había hueco bastante hueco para nadar, pero había más gente que a la mañana y me empezaba a agobiar, porque me quedaba pensando "Si apenas puedo hacer largos" Pero lo bueno esque te puedes poner tipo gambita, con cuidado y sin quemarse.

El otro día fui a la piscina por la mañana y a la que vuelvo me encuentro con que se me había olvidado el cinturón del pantalón. Resulta que estoy muy escuchurrido que los pantalones se iba cayendo e iba desde la piscina hasta mi casa al estilo Cantiflas, agarrando los pantalones por los lados para que no se me cayeran, me enfadé un poco porque mis andares son muy fuertes y me molestaba el pantalón sin cinturón.

By Miguel

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario